Nuestra historia

La historia de nuestra mantequilla es una aventura de pasión, sabor y calidad. Hasta 1888, muchas mantequillas de baja calidad de otros países sostenían que su producto era el original. Algo tenía que cambiar.

La historia de Lurpak®

El 23 de octubre de 1901, 'Lurmark' se convirtió en una marca registrada y también el estándar bajo el cual serían juzgadas posteriormente todas las otras mantequillas. A partir de 1911, las degustaciones a ciegas y las muestras semanales lograron que únicamente las mejores centrales lecheras pudieran utilizar la marca de mantequilla danesa LURMARK, un nivel de control que asegura que usted disfrute la mejor mantequilla posible.

Con sus famosos cuernos "lurs" entrelazados, instrumentos musicales de la Edad de Bronce que terminaron convirtiéndose en el símbolo de Dinamarca, la marca continúa representando la mantequilla de primera calidad Lurpak® que tanto nos gusta. Los buenos alimentos no merecen menos.

Lurpak® en la actualidad

No fue hasta 1957 que la mantequilla danesa Lurmark se convirtió en la Lurpak® que tanto nos gusta hoy en día. Desde que Dinamarca comenzó a ofrecerles a otros países que probaran su mantequilla, ha permanecido como ingrediente esencial en las cocinas de todo el mundo.

Para freír, hornear, enmantequillar y hasta para asar, Lurpak® ahora se vende en más de 75 países y es respaldada por un número cada vez mayor de fanáticos leales quienes merecen nada menos que una mantequilla de primera calidad.

La calidad de Lurpak®

Cuando se trata de crear el sabor sutil de Lurpak®, combinamos métodos tradicionales con tecnología de última generación.

Lurpak® es una mantequilla láctica de color pálido. El proceso comienza con 20 kg de leche entera para crear 1 kg de mantequilla. La parte más valiosa y sabrosa de la leche, la crema, se "madura" cuidadosamente antes de ser utilizada en el proceso de creación de la mantequilla". Luego se agregan los cultivos lácticos, dándole una sutil nota aromática y fresca con la cremosidad inconfundible que crea el sabor característico de Lurpak®. Y eso es todo. No se agrega nada más, aparte de una pizca de sal a nuestras variedades Ligeramente Salada.

Lurpak®, inconfundiblemente fresca y levemente aromática. Perfecta para cocinar, hornear, enmantequillar y para prácticamente cualquier cosa que quiera realizar en la cocina.